• webGif.gif

HISTORIA

Este paraje recibió su nombre de uno de sus históricos propietarios: el sacerdote Francisco Eusebio Xavier de Mendiolaza quien nació en Córdoba en 1739. El sacerdote Mendiolaza adquirió en 1786 de don José Manuel de Arrascaeta una extensa hacienda que cubría lo que hoy es Unquillo, Mendiolaza y parte de Villa Allende incluyendo una porción que conecta con el “Pan de Azúcar”. Estas tierras se encontraban “cuatro leguas” al Norte de la ciudad de Córdoba, e históricamente pertenecieron a los conquistadores que acompañaron a Jerónimo Luís de Cabrera. El sacerdote Mendiolaza en su condición de contrarrevolucionario en la gesta de mayo debe emigrar a España en 1810. Muchas versiones históricas refieren que, en 1810, Mendiolaza resultó un punto de concentración de la resistencia realista al movimiento independentista de mayo.

Tras la muerte de Mendiolaza la estancia continuó penosamente su subsistencia en base a arrendatarios que continuaron con la explotación agropecuaria y la crianza de mulas y caballos que eran vendidos para abastecer a los ejércitos. En tanto que el casco de la Estancia, con ubicación en lo que es hoy propiedad de la Congregación de Padres Escolapios, estaba constituida por la disposición consecutiva de habitaciones comunicadas interiormente y construidas con robustos muros de adobe, techos de paja y galerías con columnas orientadas hacia un patio central, construcción de las que, aún hoy pueden existir vestigios.

Uno de los dueños de estas tierras, posteriores a los herederos Pueyrredón, fue Manuel Cornú quien, por escritura de fecha 30 de Octubre de 1901 labrada por el escribano Ramón Brandán, vende a Pedro Diez la Estancia denominada “Mendiolaza” Fallecido don Pedro Diez (padre) y su esposa Carmen Farga los suceden sus hijos: Pedro José Manuel Diez Farga, Elvira D.F. de Casella, Carmen D.F. de Rodríguez Villodres, Isabel D.F. de de Lara, Josefa D.F. de Moreno quienes a más de las de Mendiolaza heredan otras propiedades en la ciudad de Córdoba.

 

free templates joomla